7 mar. 2012

Y el mundo se cae a pedazos

Hay una novela, por las noches, en la que María del Carmen Valenzuela, habla muy impostada, tiene el pelo muy blanco y anda muy de bastón. Todo en esa novela es muy. Bueno, no la veas, insomnio seguro.
Pero hacer zaping no es ninguna garantía. En otra novela hay un lobizón que te comequeteatrapa que te corre el lobizón. Curso urgente de creatividad para esa gente, no queda otra.
Me dan pena las novelas y no quiero volverme nostálgica sobre ese punto pero Migré o María Herminia Avellaneda no resisten un clon. Como si esto fuera poco, importamos de Venezuela a Grecia Colmenares que no paró de sonreírle a Carlos Paz y presentar un aspecto de no entiendo una pero me pagan.
Claro que veo películas, informativos, documentales y el Canal Gourmet pero... soy novelera y en buena ley.
Por una buena tira diaria o semanal para nuestra salud lúdico mental. YA.

2 comentarios:

  1. Sí, Rossana. Habría que bajar inmediatamente de pantalla algunas novelas. Son un refrito del refrito. ¿Qué opinás de una novela donde Heidi se manduque a Pedro y el abuelo escuche Credence? ¿O una donde los Valientes tengan un centro de estética?

    ResponderEliminar
  2. A mi en una época me encantaba mirar novelas mexicanas, ahora no veo tanta tele, prefiero la compu y música o radio.

    ResponderEliminar

Compartamos