2 abr. 2012

Alguien que quiere laburar

Mi hijo me ha dicho que quiere trabajar. Que con lo que gana no es suficiente. Tiene una lista de precios bajo un cartel que dice "Vendo juguetes usados por mí". Sale con una bolsa de Grimoldi, con sus juguetes, la lista y un empleado al que le paga 2 pesos o 3, según como vaya la venta. Y lo invita a tomar la leche.
Así, con sus ofertas y rebajas, juntó lo suficiente para comprarse el kit de protección para skaters. Si alguien lo ofrece pagárselo, reniega y responde que quiere hacerlo con su plata.
Hoy vino con la novedad: quiero trabajar. Tiene 8 años. ¿Qué podemos hacer má? No sé hijo, ¿y los juguetes? Es que los que me quedan no los quiero vender.
Pensemos. Y propone: vos hacés tortas ricas, las puedo vender. Y los panes y pururú también. ¿Te parece unos muffins? Propongo algo que resulte fácil y rápido. Tenemos pochoclera, él sabe hacerlos solito. Dale, me dice. Y puedo poner un puesto en el jardín y vender los fines de semana. Comienza a soñar y cranear estrategias:
Si quiero un empleado deberá:
  • cumplir una proeza como subite a ése árbol o
  • ganarme en la guerra de pulgares
Padre le explica que no, mejor es si sabe sumar bien y dar los vueltos o no es vergonsozo. El responde: el negocio es mío y yo digo como debe ser.
Gente, me parece que solo cumpliré el rol de cocinera y seré su empleada aunque pierda al treparme a un árbol o en la guerra de pulgares.
Estoy, como los muffins, en el horno.

2 comentarios:

  1. Es muy lindo ese nene, como jefe te va a tener al trote!

    ResponderEliminar
  2. Super independiente desde niño! Me gusta, toda una promesa para el futuro el muchacho. Jejeje!!!

    ResponderEliminar

Compartamos