1 feb. 2012

Cambio Climático

Como esperaba el ansiado lunes, ése que yo le digo "lunes, como sábado", nos "habíamos atado los rulos" y planeábamos piletear, pasear y estar muuuuy al vicio. Qué lindo. ¿Tenés ganas de comer ensalada de frutas? yo te la hago, bien fresca. Vamos a comprar fruta, super fruta y, de paso, para hacer ricos sandwiches y comida para los perros, cereales para humanos y fideos box set integrales orgánicos. Todo un botín para degustar y preparar los grandes días. ¿Te gusta este libro? Lo llevemos, sí.

Un día termina, dicen en TN. Es medianoche y con el día termina mi franco, mis ansiadosdosdías luego de sietedelaburarsinparar.
Pasadas las 3 del lunes, miro por la ventana del baño (y la foto es esa que se ve acá) Alguien twuitea: se viene la tormeeeeeeeeeeenta. Pero igual prendo la tele en cualquier canal y empieza a llover. Afuera y adentro de la casa y de la cucha de la Floppy. El Fito se mete por la ventana y mancha la cortina amarilla y el cubrecamas colores pastel. Con barro. A las 3 y 20 se corta la luz.
A las 6 no no ha vuelto, ni a las 9. No tenemos teléfono, ni radio a pilas y los celulares se quedan sin carga. No sabemos que pasa.
El, con aire optimista (odiosamente optimista) dice: menos mal que entré el auto. Qué suerte que descubrí por donde entraba agua, me voy a buscar velas. No hay velas, tengo unas verdes flúo de un cumpleaños. Las prenden y cantan pumplafelí y no me hace gracia. La adolescente empieza a sufrir los síntomas de abstinencia de internet y se pone de mal humor. Danger, danger. Comemos los sandwiches y calculo cuánto tiempo queda para que no se derrita lo que hay en el freezer. Las noticias que llegan de parte de algún vecino, no son alentadoras. Dos o tres días. La ciudad es una ensalada de frutas mal hecha y bien remojada. No queda otra que dormir.
Al otro día. Segundo día de supuesto descanso. Cocino y cocino. Todo lo del freezer y más. Horas, mucho, hago tacos, tartas, pizzas, todo lo que se pueda freezar. Y espero. No hay energía, ni teléfono ni noticias. Los chicos juegan en la calle, la chica que se me hizo grande, duerme, yo hago una cortina colorida, él limpia lo que quedó desparramado y acumulamos ropa húmeda. Los perros ladran. La luz no viene y no dejo a nadie quejarse. Hay gente en peor estado, basta de quejas. Y soy la peor, pero basta. La casa de los tíos es un buen lugar mientras llega la energía y allá vamos y allá quedan los niños. Voy y vuelvo con mi comida. Porque en casa la luz ha vuelto y el freezer ha desprendido un iceberg importante. Limpiamos. Acondicionamos, prendo la compu y la tele. Y el del noticiero me dice que se acabó el día. Mañana vuelvo al trabajo.

2 comentarios:

  1. Jejeje posta que no puedo parar de reírme... ya te imagino por arrancar todo_de_nuevo y me sigo riendo!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué emboleee... es gracioso escrito así, pero la verdad no me causa gracia porque me pongo en tu lugar y me agarra el mal humor a mí. Nosotros vimos imágenes terribles al día siguiente; estábamos de vacaciones y, cuando estás lejos, lo malo se ve peor. Nos asustamos y todo. Pero por casa, todo estuvo bien. Beso

    Clau
    (la de NM, por las dudas :)

    ResponderEliminar

Compartamos